7 cantos de Adviento poco conocidos pero muy hermosos

Los cantos de Adviento son algunos de los cantos más hermosos en todo el año litúrgico. Nos hablan de la preciosa espera por la primera encarnación de nuestro Señor, pero también de nuestra esperanza en su segunda venida para juzgar a vivos y muertos.

7 Cantos de Adviento en Español

En este artículo te recomendamos 7 cantos de Adviento que valen la pena conocer.

Ábrance los cielos

1. Ábranse los cielos, lluevan al Mesías,
que es nuestro consuelo, nuestro Redentor.
Claman los collados: «Ven ya, Salvador»;
los sedientos prados: «Llega, Redentor».
Y el erial sin río pide ya el rocio.
Abranse los cielos lluevan al Mesías
que es nuestro consuelo, nuestro Redentor.

2. ¡Oh sol del Oriente claro más que el día,
la noche sombría ceda al resplandor!
Huella las tinieblas de muerte y horror,
a fundir las nieblas venga tu fulgor,
que el desierto es largo y el destierro amargo.
¡Oh sol del Oriente claro más que el día;
la noche, sombría ceda al resplandor!

3. Un yermo es la tierra, zarzas sólo brotan.
El vivir es guerra de la humanidad.
Broten ya las flores en nuestra heredad.
Cedan los rigores de la adversidad
Y la tierra ría viendo el nuevo día.
Un yermo es la tierra, zaizas sólo brotan.
El vivir es guerra de la humanidad.

Preparemos los Caminos

PREPAREMOS LOS CAMINOS
DESPERTEMOS, LLEGA EL SEÑOR
ALLANEMOS LOS SENDEROS,
YA SE ACERCA LA LIBERACIÓN.

Los profetas anunciaron la llegada del Señor,
por las calles por las plazas la esperanza floreció,
viene el Mesías, viene el Señor.

El bautista en el desierto
nos levanta con su voz;
entre todos preparemos
la justicia, el amor;
viene el Mesías, libertador

LEVANTEMOS ENTRE TODOS
LA JUSTICIA, LA LIBERDAD,
ENLACEMOS NUESTRAS MANOS,
YA SE ACERCA LA LIBERACIÓN.

Preparad los Caminos del Señor

1. Preparad los caminos del Señor,
en la espera gozosa del adviento,
/mantened vuestras lámparas ardiendo
pues fiel a su palabra, pronto vendrá el Señor. (2)

Ven Salvador!
¡Ven a salvar a tu pueblo!
¡Ven a librarnos, Señor!

2. Que los cielos envíen el rocío,
que la tierra germine al Salvador.
/Que su luz disipe las tinieblas
y traiga la esperanza a nuestro corazón. (2)

Ven Salvador

El Dios de paz, Verbo divino,
quiso nacer en un portal.
Él es la luz, vida y camino.
Gracia y perdón trajo al mortal.

Ven, Salvador, ven sin tardar:
tu pueblo santo esperando está.

Vino a enseñarnos el sendero,
vino a traernos el perdón.
Vino a morir en un madero,
precio de nuestra redención.

Por una senda oscurecida,
vamos en busca de la luz.
Luz y alegría sin medida
encontraremos en Jesús.

Hija de Sión

HIJA DE SIÓN, ALÉGRATE
PORQUE EL SEÑOR ESTÁ EN TI, SALVADOR Y REY

1. Álzate y resplandece porque viene tu luz,
sobre ti se alza la Gloria del Señor.
Mientras las tinieblas se extienden por la tierra
y yacen los pueblos en densa oscuridad.

2. Hacia tu luz caminan las naciones
y los reyes al fulgor de tu aurora,
alza los ojos y mira en torno tuyo,
todos tus hijos vienen a Ti.

3. Verás todo esto radiante de gozo,
te llenarás de emoción,
porque te llegan las vivezas de las gentes
y vienen a Ti los tesoros del mar.

4. Ya no será el sol tu luz en el día,
ni te alumbrará la claridad de la luna
porque el Señor será tu luz eterna
y tu belleza será tu Dios.

Virgen del Adviento

VIRGEN DEL ADVIENTO,
ESPERANZA NUESTRA;
DE JESÚS LA AURORA,
DEL CIELO LA PUERTA.

1. Madre de los hombres,
de la mar estrella;
llévanos a Cristo,
danos sus promesas.

2. Eres Virgen Madre,
la de gracia llena;
del Señor la esclava,
del mundo la Reina.

3. Alza nuestros ojos,
hacia tu belleza;
guía nuestros pasos,
a la vida eterna.

La Virgen suela caminos

La Virgen sueña caminos, está a la espera
La Virgen sabe que el niño está muy cerca
De Nazaret a Belén hay una senda
Por ella van los que creen en las promesas

Los que sueñan y esperan la buena nueva
Abran las puertas al niño, que está muy cerca
El Señor, cerca está, él viene con la paz
El Señor cerca está, él trae la verdad

En estos días del año, el pueblo espera
Que venga pronto el Mesías a nuestra tierra
En la ciudad de Belén, llama a las puertas
Preguntan las posadas, y no hay respuesta

Los que sueñan y esperan la buena nueva
Abran las puertas al niño que está muy cerca
El señor cerca está, él viene con la paz
El Señor cerca está, él trae la verdad

La tarde ya lo sospecha, está alerta
El sol le dice a la luna que no se duerma
A la ciudad de Belén, vendrá una estrella
Vendrá con todo el que quiera cruzar fronteras

Los que sueñan y esperan, la buena nueva
Abran las puertas al niño, que está muy cerca
El Señor cerca está, él viene con la paz
El Señor cerca está, él trae la verdad
El Señor cerca está, él trae la verdad.

Cantos de Adviento en Latín

El latín sigue siendo el idioma oficial de la Iglesia católica. Por eso todavía conservamos estos preciosos cantos de Adviento en latín como un rico tesoro que se debe difundir.

Alma Redemptoris Mater

Alma redemptoris mater
Quae pervia caeli porta manes et stella maris
Succurre cadenti surgere qui curat populo

Tu quae genuisti natura mirante
Tuum sanctum genitorem
Virgo prius ac posterius
Gabrielis ab ore sumens illud ave
Peccatorum miserere

Rorate Caeli

Rorate caeli desuper, et nubes pluant iustum.
Rorate caeli desuper, et nubes pluant iustum.

Ne irascaris Domine, ne ultra memineris iniquitatis: ecce civitas Sancti facta est deserta:
Sion deserta facta est: Jerusalem desolata est:
domus sanctificationis tuae et gloriae tuae,
ubi laudaverunt te patres nostri.

Rorate caeli desuper, et nubes pluant iustum.

Peccavimus, et facti sumus tamquam immundus nos,
et cecidimus quasi folium universi:
et iniquitates nostrae quasi ventus abstulerunt nos: abscondisti faciem tuam a nobis,
et allisisti nos in manu iniquitatis nostrae.

Rorate caeli desuper, et nubes pluant iustum.

Vide Domine afflictionem populi tui,
et mitte quem missurus es:
emitte Agnum dominatorem terrae,
de Petra deserti ad montem filiae Sion:
ut auferat ipse iugum captivitatis nostrae.

Rorate caeli desuper, et nubes pluant iustum.

Consolamini, consolamini, popule meus:
cito veniet salus tua:
quare maerore consumeris, quia innovavit te dolor? Salvabo te, noli timere, ego enim sum Dominus Deus tuus, Sanctus Israel, Redemptor tuus.

Rorate caeli desuper, et nubes pluant iustum.

Partituras de Adviento

Si necesitas las partituras de estos y otros cantos de Adviento tanto para voz como para órgano, puedes descargarlos aquí:

parabolasdejesus.com

Parábolas
de Jesús

Conoce todas las parábolas de Jesús y su significado.