Fieles tristes por cierre de Seminario que les daba la Comunión en la boca

Luego de darse a conocer la noticia del cierre del Seminario Mayor de San Rafael por negarse a distribuir la Sagrada Comunión en la mano, algunos fieles de dicha diócesis han expresado su tristeza por la drástica medida.

A través de los medios de comunicación los fieles de esta diócesis argentina dieron a conocer su inconformidad luego de que el obispo de San Rafael, Eduardo María Taussig, confirmara el pronto cierre del Seminario Mayor.

«Fue un día tristísimo, una mañana angustiante, mientras trabajaba me llega esta noticia que no podía creer. Me hacía sentir un dolor profundísimo mientras leía algo que no imaginábamos. Algo que no puede creer un sanrafaelino de familia católica como nosotros», contó una fiel católica al Diario San Rafael.

En el mismo diario se divulgó una carta abierta de los laicos de San Rafael a su obispo en la que expresan «un profundo sentimiento de tristeza y dolor ante la profundo decisión comunicada de cerrar el Seminario, considerando que la misma atenta tanto contra los cristianos que viven en la diócesis como contra a la Iglesia en su totalidad».

Dicha carta abierta al obispo de San Rafael viene acompañada con citas de documentos oficiales de la Iglesia en las que se menciona el derecho de todo fiel católico de recibir al Señor tanto en la mano como en la boca; derecho que en ninguna circunstancia puede ser prohibido por ningún sacerdote u obispo.

«En la distribución de la sagrada comunión se debe recordar que los ministros sagrados no pueden negar los sacramentos a quienes lo pidan de modo oportuno; estén bien dispuestos y no les sea prohibido por el derecho recibirlos. Por consiguiente, cualquier bautizado católico, a quien el derecho no se lo prohíba, debe ser admitido a la Sagrada Comunión. Así entonces, no es licito negar la sagrada comunión a un fiel, por ejemplo, solo por el hecho de querer recibir la Eucaristía arrodillado o de pie«. Redemptionis Sacramentum, 2004.