Grupo de sacerdotes hace «llamado a la desobediencia» para seguir bendiciendo uniones homosexuales

Bajo el lema «llamado a la desobediencia 2.0» un grupo de sacerdotes católicos austriacos ha tomado la decisión de desobedecer al Vaticano para seguir bendiciendo uniones de parejas del mismo sexo. Ellos aseguran que el reciente comunicado de la Congregación para la Doctrina de la fe en la que se prohíbe dicha práctica es una involución hacia épocas “que esperábamos ver superadas con el Papa Francisco”.

«Aquí se intenta socavar la realidad de la creación con presunciones dogmatizantes. Lamentamos profundamente que este decreto, que intenta reavivar el espíritu de tiempos anhelados, ensanche la brecha entre la burocracia romana y el mensaje liberador de Jesús de la Iglesia local», expresan los sacerdotes pertenecientes a Pfarrer-Initiative, un grupo católico disidente que además aboga por la ordenación de mujeres, el sacerdocio casado y no célibe, la distribución de la Sagrada Comunión a divorciados vueltos a casar, Comunión a los protestantes, etc.

Ellos afirman haber tomado esta decisión «en solidaridad con tantos, no rechazaremos a ninguna pareja en el futuro que pida la bendición de Dios, que experimentan todos los días, en el culto» porque «la realidad ha demostrado desde hace mucho tiempo» que las parejas del mismo sexo unidas por amor merecen que se celebre la bendición de Dios en la iglesia.

Pfarrer-Initiative cuenta en la actualidad con alrededor de 350 sacerdotes y es apoyado por más de 3000 laicos. En abril del 2015 Benedicto XVI denunció la desobediencia de este y otros grupos e hizo un llamado para que volviesen al «radicalismo de obediencia». Lamentablemente ese llamado todavía no ha sido escuchado.