Juan Pablo I será beato por milagrosa curación a niña argentina

El Papa Francisco reconoció oficialmente un milagro atribuido Juan Pablo I en Argentina, por lo que será beatificado.

Este 13 de octubre del 2021 la Congregación para la Causa de los Santos emitió un decreto en el que anunció que el Santo Padre autorizó que se reconociera «el milagro atribuido a la intercesión del Venerable Siervo de Dios Juan Pablo I (Albino Luciani), Sumo Pontífice; nacido el 17 de octubre de 1912 en Forno di Canale, (hoy Canale d’Agordo, Italia) y fallecido el 28 de septiembre de 1978 en el Palacio Apostólico (Estado de la Ciudad del Vaticano)».

El milagro atribuido a la intercesión de Albino Luciani, quien ocupó el cargo de Sumo Pontífice de la Iglesia Católica durante tan solo 33 días, consistió en la inexplicable curación de Candela Giarda, una niña argentina que en el año 2011 se encontraba en estado vegetativo.

Roxana, la madre de Candela Giarda, cuenta que la niña hizo una vida normal hasta los 10 años cuando comenzó a padecer de fuertes dolores de cabeza, vómitos y fiebre. El 27 de marzo del 2011 fue llevada de emergencia al hospital pediátrico de Paraná donde en pocas horas pasó a estar en coma y con respirador. Pese a que la madre de Candela Giarda visitó muchos hospitales ningún doctor supo diagnosticar la enfermedad de la niña.

La noche del 22 de julio del 2011 los doctores le informaron a la madre de Candela que ya no podían hacer más por ella. En ese momento Roxana deciió visitar la parroquia Nuestra Señora de la Rábida en donde conoció al padre José Dabusti quien encomendó la niña a Juan Pablo I.

Sin saber nada de Juan Pablo I, Roxana se aferró a su intercesión ya que entendía que era su último recurso. A los pocos días la salud de Candela Giarda fue mejorando hasta que quedó fuera de peligro y dejó la terapia intensiva.

En la actualidad Candela Giarda tiene 21 años, cursa una tecnicatura en Seguridad e higiene animal en la universidad y tiene un emprendimiento de venta de miel. Y aunque ella sabe que fue sanada por intercesión de Juan Pablo I no tiene recuerdos de esa etapa de su vida.

Luego del reconocimiento oficial de este milagro se espera la pronta beatificación de Juan Pablo I.