Líderes Tradicionalistas: «Nos sentimos marginados»

Los superiores generales de las principales comunidades tradicionalistas han emitido un comunicado conjunto en el que expresan su sentir a raíz de la promulgación del motu proprio «Traditionis Custodes» del Papa Francisco en el que se imponen una serie de restricciones a la celebración de la Santa Misa según el misal de San Juan XXIII (Misa Tradicional o Misa Tridentina).

En su comunicado afirman no reconocerse en la descripción que el Papa Francisco hace sobre ellos. Aseguran que en ningún momento se han considerado «la iglesia verdadera». Además, declaran su adhesión al Santo Padre, al Concilio Vaticano II y manifiestan su disposición a pedir perdón por cualquier error que hayan podido cometer.

COMUNICADO DE LOS SUPERIORES GENERALES DE LAS COMUNIDADES «ECCLESIA DEI»

«La misericordia de Dios sobre toda carne» (Si 18, 13)

Los Institutos firmantes desean ante todo reiterar su amor a la Iglesia y su fidelidad al Santo Padre. Este amor filial está hoy teñido de gran sufrimiento. Nos sentimos sospechosos, marginados, desterrados. Sin embargo, no nos reconocemos en la descripción que hace la Carta que acompaña al motu proprio Traditionis custodes del 16 de julio de 2021.

«Si decimos que no tenemos pecado…» (I Jn 1, 8)

No nos consideramos en absoluto la «verdadera Iglesia». Por el contrario, vemos en la Iglesia católica a nuestra Madre en la que encontramos la salvación y la fe. Estamos lealmente sometidos a la jurisdicción del Sumo Pontífice y a la de los obispos diocesanos, como lo demuestran las buenas relaciones en las diócesis (y las funciones de consejero presbiteral, archivero, canciller u oficial que se han confiado a nuestros miembros) y los resultados de las visitas canónicas o apostólicas de los últimos años. Reafirmamos nuestra adhesión al Magisterio (incluido el del Vaticano II y lo que le sigue) según la doctrina católica del debido asentimiento (cf. especialmente Lumen Gentium, n. 25, y Catecismo de la Iglesia Católica, n. 891 y 892) como lo demuestran los numerosos estudios y tesis doctorales realizados por varios de nosotros en los últimos 33 años.

¿Se han cometido errores? Estamos preparados, como todo cristiano, para pedir perdón si se han introducido algunos excesos de lenguaje o desafío a la autoridad en alguno de nuestros miembros. Estamos dispuestos a convertirnos si el partidismo o el orgullo han contaminado nuestros corazones.

«Cumple tus votos al Altísimo» (Sal 49,14)

Pedimos un diálogo humano y personal, lleno de confianza, lejos de las ideologías o de la frialdad de los decretos administrativos. Nos gustaría poder conocer a una persona que sea para nosotros el rostro de la Maternidad de la Iglesia. Nos gustaría poder contarle el sufrimiento, los dramas, la tristeza de tantos fieles laicos de todo el mundo, pero también de sacerdotes, religiosos y religiosas que han entregado su vida por la palabra de los Papas Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Se les había prometido que «se tomarían todas las medidas para garantizar la identidad de sus Institutos en la plena comunión de la Iglesia Católica [1]». Los primeros Institutos aceptaron con gratitud el reconocimiento canónico ofrecido por la Santa Sede en pleno apego a las pedagogías tradicionales de la fe, especialmente en el ámbito litúrgico (sobre la base del Protocolo de Acuerdo del 5 de mayo de 1988 entre el Cardenal Ratzinger y el Arzobispo Lefebvre). Este solemne compromiso fue expresado en el Motu Proprio Ecclesia Dei del 2 de julio de 1988, y luego de diversas maneras para cada Instituto, en sus decretos de erección y en sus constituciones definitivamente aprobadas. Los religiosos y religiosas y los sacerdotes comprometidos en nuestros Institutos han emitido votos o asumido compromisos según esta especificación.

De este modo, confiando en la palabra del Sumo Pontífice, han entregado su vida a Cristo para servir a la Iglesia. Estos sacerdotes y religiosos han servido a la Iglesia con dedicación y abnegación. ¿Podemos privarles hoy de aquello con lo que se han comprometido? ¿Podemos privarles de lo que la Iglesia les prometió por boca de los Papas?

«¡Tengan paciencia conmigo!» (Mt 18:29)

El Papa Francisco «invita a los pastores a escuchar con afecto y serenidad, con un sincero deseo de entrar en el corazón del drama de las personas y de comprender su punto de vista, para ayudarles a vivir mejor y a reconocer su lugar en la Iglesia» (Amoris Laetitia, 312). Estamos deseosos de compartir los dramas que vivimos al corazón de un padre. Necesitamos escuchar y atender, no condenar sin dialogar.

Los juicios severos crean una sensación de injusticia y producen resentimiento. La paciencia ablanda los corazones. Necesitamos tiempo.

Hoy se habla de visitas disciplinarias apostólicas para nuestros Institutos. Pedimos encuentros fraternos en los que podamos explicar quiénes somos y las razones de nuestro apego a determinadas formas litúrgicas. Sobre todo, deseamos un diálogo verdaderamente humano y misericordioso: «¡Tengan paciencia conmigo!»

«Circumdata varietate» (Sal 44,10)

El pasado 13 de agosto, el Santo Padre afirmó que, en materia litúrgica, «la unidad no es la uniformidad, sino la armonía multiforme creada por el Espíritu Santo [2]». Deseamos aportar nuestra modesta contribución a esta unidad armoniosa y diversa, conscientes de que, como enseña la Sacrosanctum Concilium, «la liturgia es la cumbre a la que tiende la acción de la Iglesia y al mismo tiempo la fuente de la que mana toda su virtud» (SC, n. 10).

Con confianza, nos dirigimos en primer lugar a los obispos de Francia para que se abra un verdadero diálogo y se nombre un mediador que sea para nosotros el rostro humano de este diálogo. «Hay que evitar los juicios que no tienen en cuenta la complejidad de las diversas situaciones… Se trata de integrar a todos; hay que ayudar a cada persona a encontrar su propia manera de formar parte de la comunidad eclesial, para que se sienta objeto de una misericordia inmerecida, incondicional y gratuita» (Amoris Laetitia, n° 296-297).

Firmado en Courtalain (Francia), el 31 de agosto de 2021Padre Andrzej Komorowski, Superior General de la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro
Mons. Gilles Wach, Prior General del Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote
Padre Luis Gabriel Barrero Zabaleta, Superior General del Instituto del Buen Pastor
Padre Louis-Marie de Blignières, Superior General de la Fraternidad de San Vicente Ferrier
Padre Gerald Goesche, Preboste General del Instituto Saint-Philippe-Néri
Padre Antonius Maria Mamsery, Superior General de los Misioneros de la Santa Cruz
Dom Louis-Marie de Geyer d’Orth, abad de la abadía de Sainte-Madeleine du Barroux
Padre Emmanuel-Marie Le Fébure du Bus, Abad de los Canónigos de Lagrasse
Dom Marc Guillot, abad de la abadía de Sainte-Marie de la Garde
Madre Placide Devillers, abadesa de la abadía de Notre-Dame de l’Annonciation en Le Barroux
Madre Faustine Bouchard, priora de las Santidades de Azille
Madre Madeleine-Marie, Superiora de las Adoratrices del Real Corazón de Jesús Sacerdote Soberano

—–

[1] Nota informativa del 16 de junio de 1988, en Documentation Catholique, n° 1966, p. 739.

[2] Videomensaje del Santo Padre Francisco a los participantes en el congreso virtual continental de la vida religiosa, convocado por la CLAR, 13-15 de agosto de 2021.