Papa Francisco aprueba carta sobre la Santa Misa DURANTE y después de la pandemia

El Papa Francisco ha aprobado una carta enviada a todos los Presidentes de las Conferencias Episcopales de la Iglesia Católica sobre la celebración de la Santa Misa durante y después de la pandemia que actualmente afecta a todo el mundo. La carta lleva por nombre “Volvemos con alegría a la Eucaristía” y fue redactada por el Cardenal Robert Sarah, Prefecto para la Congregación del Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos.

La carta comienza reconociendo que las actuales circunstancias han alterado “la vida de la comunidad cristiana, incluida la dimensión litúrgica”. A su vez recuerda que “la comunidad cristiana no ha buscado nunca el aislamiento y nunca ha hecho de la Iglesia una ciudad de puertas cerradas”.

Como todos hemos podido experimentar, muchos obispos han tomado la decisión de mantener los templos cerrados en armonía con las disposiciones dadas por las autoridades civiles. Al respecto la carta aprobada por el Papa Francisco dice que agradece el esfuerzo realizado por los obispos en estos tiempos; sin embargo, Hace y un llamado para que “tan pronto como las circunstancias lo permitan, es necesario y urgente volver a la normalidad de la vida cristiana, que tiene como casa el edificio de la iglesia, y la celebración de la liturgia, particularmente de la Eucaristía”.

“Tan pronto como sea posible es necesario volver a la Eucaristía con el corazón purificado, con un asombro renovado, con un. Crecido desertó de encontrar al Señor, de estar con Él, de recibirlo para llevarlo a los hermanos con el testimonio de una vida plena de fe, de amor y de esperanza”, detalla la carta.

Sobre las Misas transmitidas por internet y televisión el Cardenal Sarah que han sido bastante útiles en estos tiempos en los que los cristianos no han podido acercarse a un templo. Pero aclara que “ninguna transmisión es equiparable a la participación personal o puede sustituirla”. además, advierte de un peligro de las Misas virtuales diciendo que “estas transmisiones, por sí solas, corren el riesgo de alejar de un encuentro personal e íntimo con el Dios encarnado que se ha entregado por nosotros no de forma virtual, sino realmente”.

https://www.facebook.com/114663686750308/posts/212490913634251/