Este es el pasaje más sucio y demoniaco del Evangelio, según el Papa Francisco

El Papa Francisco describió lo que según él es el pasaje más sucio y demoniaco del Evangelio. De acuerdo al Papa, este pasaje es una grave ofensa a la Santísima Virgen María.

El Santo Padre continuó este 1 de diciembre su serie de catequesis sobre San José. En esta ocasión resaltó una serie de enseñanzas para los novios cristianos y advirtió de un pasaje de los Evangelios que él considera como el más sucio y demoniaco.

«Pensad, en el Evangelio de Juan, un reproche que hacen los doctores de la ley a Jesús«, dijo el obispo de Roma con respecto a este pasaje del Evangelio en el que los fariseos le dijeron a Jesús «Nosotros no somos hijos que provienen de allí«.

El sucesor de San Pedro explicó que este reproche lo hacían «en referencia a la prostitución, porque estos sabían cómo se había quedado embarazada María y querían ensuciar a la madre de Jesús«.

Sobre esta expresión de los doctores de la ley el Papa aseguró que «Para mí es el pasaje más sucio, más demoniaco del Evangelio«.

El pasaje más sucio y demoniaco del Evangelio

El pasaje al que hace referencia el Papa Francisco es el que aparece en el capítulo 8 del Evangelio según San Juan:

Ellos le respondieron: «Nuestro padre es Abraham.»

Jesús les dice: «Si sois hijos de Abraham, haced las obras de Abraham. Pero tratáis de matarme, a mí que os he dicho la verdad que oí de Dios. Eso no lo hizo Abraham. Vosotros hacéis las obras de vuestro padre.»

Ellos le dijeron: «Nosotros no hemos nacido de la prostitución; no tenemos más padre que a Dios.»

Jesús les respondió: «Si Dios fuera vuestro Padre, me amaríais a mí, porque yo he salido y vengo de Dios; no he venido por mi cuenta, sino que él me ha enviado. ¿Por qué no reconocéis mi lenguaje? Porque no podéis escuchar mi Palabra. Vosotros sois de vuestro padre el diablo y queréis cumplir los deseos de vuestro padre. Este era homicida desde el principio, y no se mantuvo en la verdad, porque no hay verdad en él; cuando dice la mentira, dice lo que le sale de dentro, porque es mentiroso y padre de la mentira. Pero a mí, como os digo la verdad, no me creéis. ¿Quién de vosotros puede probar que soy pecador? Si digo la verdad, ¿por qué no me creéis? El que es de Dios, escucha las palabras de Dios; vosotros no las escucháis, porque no sois de Dios.»

Juan 8, 39-47.

parabolasdejesus.com

Parábolas de Jesús

Todas las Parábolas de Jesús y su significado bíblico

INGRESAR