Curiosidades

El martirio de San Juan de Brébeuf a manos de aborígenes canadienses

San Juan de Brébeuf fue un sacerdote jesuita reconocido por su trabajo evangelizador en las colonias francesas de norteamérica el cual le llevó a ser martirizado a manos de aborígenes canadienses (iroqueses) quienes terminaron con su vida durante un ataque al pueblo de los hurones por haber aceptado el Evangelio.

San Juan de Brébeuf

Brébeuf nació en Francia el 25 de marzo de 1593 e ingresó a la Compañía de Jesús a los 24 años en donde se destacó por su habilidad para aprender idiomas locual lo hacía ideal para la labor misionera.

El superior de los jesuitas, el padre Pierre Coton, le encomendó la misión de embarcar hacia Nueva Francia, actualmente Canadá. Allí vivió algunos meses con las tribus innu, bear y hurones, pero la guerra en la región le obligó a volver a Ruan, Francia.

Ya en Francia realizó sus votos perpetuos en 1930, pero su ardor misionero le hizo volver tres años después a Nueva Canadá para continuar con su trabajo evangelizador.

Martirio de San Juan de Brébeuf a manos de aborígenes canadienses

De regreso a Nueva Francia (Canadá) Brébeuf se estableció en la tribu de los hurones. Dos años después, los hurones comenzaron a ser bautizados gracias a la predicación de San Juan Bréneuf.

Sin embargo, la tribu de los iroqueses, antiguos enemigos de los hurones, veían con malos ojos a los misioneros católicos. Estos acusaban a los cristianos de traer la maldición de las enfermedades y por eso decidieron acabar con los cristianos y con todos los aborígenes que se adhirieran a su religión. Es así que comenzaron a asesinar a nativos y misioneros no sin antes perpetrar torturas rituales.

El Papa Francisco pide perdón «por el mal que tantos cristianos cometieron contra los indígenas»

Los jesuitas consideraron que el martirio de los sacerdotes era una prueba de que las misiones entre los nativos americanos estaban bendecidas por Dios y que deberían tener éxito.

Finalmente capturaron a San Juan Brébeuf quien, lejos de preocuparse por el martirio, en todo momento veló por el destino de los otros jesuitas y de los nativos conversos al cristianismo.

Al ver el valor de Brébeuf, los nativos canadienses bebieron su sangre para supuestamente absorver su coraje. Además, como una burla al bautismo, vertieron agua hirviendo sobre la cabeza del santo misionero.

A pesar de todo el ensañamiento en contra de él, San Juan Brébeuf sufrió en martirio en silencio y evitó quejarse o dar algún signo de dolor.

La Iglesia conmemora a San Juan de de Brébeuf el 16 de marzo, día de su martirio y de su tránsito a la vida eterna.

La sabia respuesta de Fulton Sheen a una novia que rechazaba el Santo Rosario

Hostia Consagrada late como un corazón durante Adoración Eucarística

Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Ads Blocker Detected!!!

We have detected that you are using extensions to block ads. Please support us by disabling these ads blocker.

Powered By
Best Wordpress Adblock Detecting Plugin | CHP Adblock