Si te excomulgan, ¿dejas de ser católico? Sacerdote responde

Un lector del blog del padre John Zuhlsdorf le hizo una interesante pregunta sobre el estado espiritual de las personas que han sido excomulgadas. ¿dejan de ser católicos? ¿pueden confesarse? Les compartimos la respuesta del sacerdote.

La pregunta:

«He escuchado que una vez que te bautizas como católico, siempre eres católico, sin importar si te apartas de la fe o ni siquiera practicas el catolicismo. Es algo que una vez dado, no se puede quitar. ¿Es eso correcto? ¿Sigues siendo considerado católico si te excomulgan? Si lo excomulgan, ¿solo necesita arrepentirse de sus pecados a través de la confesión, o es necesario volver a bautizarse?».

Respuesta del padre John Zuhlsdorf

En primer ligar, el Padre Zuhlsdorf recuerda que «hay UN bautismo para el perdón de los pecados». Por lo tanto «una persona nunca puede volver a bautizarse» ya que el bautismo imprime un carácter ontológico que que nunca desaparece. «Una vez bautizado, eres bautizado por la eternidad, sin importar dónde termines».

El Padre Zuhlsdorf también hace hincapié en que «nunca puedes dejar de ser católico después de ser bautizado o recibido en la Iglesia Católica«. Y aunque es posible hacer trámites formales de separación de la Iglesia o comportarte toda tu vida como si no fueras católico, «la Iglesia todavía te considera obligado por sus leyes, pase lo que pase«.

En este punto el Padre Zuhlsdorf hace una diferenciación entre excomunión y censura.

Caemos en excomunión cuando cometemos un pecado mortal en el que se aplican estas tres condiciones: «Debe ser un asunto grave, que se sepa que está mal y que, de todos modos, se desea cuando se realiza«.

En la mayoría de veces basta con arrepentirse del pecado cometido y confesarse para salir del estado de excomunión.

Por otro lado, la censura es cuando no puedes recibir los sacramentos a causa de un pecado grave. Ni siquiera la absolución de la excomunión en el sacramento de la Confesión. En estos casos es necesario recibir primero la absolución de la censura.

«Hay excomuniones en las que se incurren automáticamente y las que se declaran o imponen. Las automáticas (latae sententiae), si el pecado / delito en que incurrieron es público, manifiesto, suelen ser luego confirmadas por la autoridad competente con una censura declarada (ferendae sententiae)», explica el Padre Zuhlsdorf .

«En la mayoría de los casos, si una persona es consciente de haber incurrido en una excomunión de forma oculta y no pública, normalmente puede acudir a un sacerdote local que sea confesor y que le levanten la censura en el contexto de la confesión sacramental», enseña el sacerdote, «se levanta la censura y luego se puede absolver a la persona».

Sin embargo, hay excomuniones cuya censura solo puede ser levantada por la Santa Sede. En estos casos, y solo si el pecador está verdaderamente arrepentido de su falta, el sacerdote confesor debe comunicar la situación a la Penitenciaría Apostólica para solicitar el permiso que le permita poder absolver dicha censura.

«No hay más PECADOS reservados. Hay CENSURAS reservadas . Los pecados y las censuras se absuelven por separado», explica el sacerdote.

Finalmente, el Padre Zuhlsdorf comenta que «la Santa Iglesia es maravillosamente misericordiosa al asegurarse de que las personas en estas delicadas situaciones no tengan que preguntarse si son absueltas de pecados o reconciliadas con la Iglesia. La ley de la Iglesia está llena de misericordia para que la gente se sienta cómoda. Por eso los sacerdotes necesitan saber esto y también aplicarlo en la predicación y el confesionario».

parabolasdejesus.com

Parábolas
de Jesús

Conoce todas las parábolas de Jesús y su significado.